4 trucos para escritores
que perfeccionarán tus historias

Como probablemente ya habrás notado, escribir no es una tarea fácil y no se pueden tomar atajos mágicos para convertirte en un escritor profesional. Las más grandes obras literarias fueron producto de un trabajo intelectual y espiritual (sí, así como lo lees). Sin embargo, nadie dice que no puedas usar algunos trucos para escribir mejor y perfeccionar tus historias.


En el siguiente artículo, recopilamos algunos trucos para escritores que pueden ayudarte a transformar tus textos en pocos pasos. ¡Presta atención! Estas estrategias funcionan bastante bien durante el proceso de edición y corrección de estilo de un libro, y es algo que puedes usar para experimentar e transformar tu estilo de escritura.

Trucos para escritores noveles:

Aprende a corregirte tú mismo

1. Sé más específico (pero no te excedas)

En su libro Mientras Escribo, Stephen King dice que escribir es como ‘un ejercicio de telepatía’. Lo que está en su mente como escritor debe transmitirse a la mente del lector y es algo que Stephen King logra con total maestría.

Una de las formas más fáciles de hacerlo es siendo específico: usa palabras claras, detalladas y exactas que no den pie a la ambigüedad.

Por ejemplo:

  • Antes: Se sentó en el sofá, que le pareció hermoso.
  • Después: Se sentó en el borde del sofá estilo chesterfield, pasando una mano por el terciopelo de seda negro, admirando la elegancia del diseño.

Por supuesto, a veces un sofá es solo un sofá; tampoco debes escribir de forma detallada y específica para cada objeto de tu historia. Pero, si el sofá fuese parte de una escena apasionada o el lugar donde ocurre un hecho importante, narrar siendo más específico marcará la diferencia.

2. Embellece tu escritura con adjetivos más elegantes

Todo corrector de estilo espera que las descripciones sean radiantes, profundas o incluso glamorosas. El secreto está en narrar una imagen, usando nuevas formas expresivas así que ¡huye del lugar común! Se trata de mover la imaginación del lector y dar vida a la escritura, logrando resaltar su propia belleza.

  • Antes: Los árboles de color púrpura, recién floreados, formaban una fila en las calles antiguas.
  • Después: Las jacarandas en flor contrastaban su brillo con las calles desvencijadas y marchitas, fundiéndose en medio de la gracia bucólica del otoño.

Aquí también debes jugar un poco con el equilibrio y la pertinencia. A veces podemos quedar atrapados en hacer que nuestra escritura suene tan hermosa, que olvidamos enfocarnos en los personajes, en sus emociones e historias. ¡Así que dosifica bien este recurso a lo largo de tu libro!

3.Estimula los sentidos de tu lector

Para la gran Isabel Allende, la buena escritura debe provocar efectos sensoriales en el lector: “no debes narrarle el hecho de que está lloviendo, debes transmitirle la sensación y el olor de la lluvia”. Y esto aplica para todos los sentidos: gusto, olfato, oído, tacto y vista.

  • Antes: Empezó a llover y Marta corrió por la playa hacia su cabaña.
  • Después: Voluminosas gotas de lluvia cayeron sobre sus hombros quemados por el sol, mientras Marta corría de regreso a la cabaña con la espesa arena de playa pegada a sus talones desnudos.

4. No abuses de las oraciones impersonales

Aunque las oraciones impersonales pueden dar misterio a tu narración, también es cierto que usar nombres propios para el sujeto agrega inmediatamente un toque de autenticidad a tu escritura.
Si no te excedes, puedes hacer que el lector se sienta arraigado en el mundo de la historia, pero si no lo usas en lo absoluto, tu historia puede parecer plana, abstracta o confusa.

  • Antes: Se conocieron en su café favorito para desayunar. Ella pidió su jugo habitual y él leyó su periódico.
  • Después: Rebeca conoció a Diego en el Corner Café en Craighall. A ella le encantaba el jugo de jengibre y naranja, a él le gustaba sentarse con la cara al sol leyendo el New York Times.
taller online gratuito

Asiste a nuestro taller online gratuito

Del 1 al 7 de marzo

Un último consejo...

Y, por último, de todos los trucos para escritores, el mejor que podemos darte es este: sé tú mismo, confía en tu intuición y en tu talento.


No todas las descripciones sobre un entorno, objetos o personajes deben ser serias y arduamente trabajadas, también pueden ser ingeniosas, extravagantes, o incluso muy sencillas.


Por ejemplo, la descripción de Hans Christian Andersen de Abuelita, es un retrato simple que no deja de ser hermoso:
“Abuelita es muy vieja, tiene muchas arrugas y el pelo completamente blanco, pero sus ojos brillan como estrellas, solo que mucho más hermosos, pues su expresión es dulce, y da gusto mirarlos. También sabe cuentos maravillosos y tiene un vestido de flores grandes, grandes, de una seda tan tupida que cruje cuando anda”.

Aplica estos pequeños trucos y cuéntanos si te han ayudado a mejorar tu escritura.
Muéstranos el antes y el después:
¡Nos encantaría leerte!

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. 81ef30e6da3b880779e454c943349e03?s=150&d=mm&r=g
    Natalia

    1- Ser más específico:
    Antes: Estaba en un café leyendo
    Después: Estaba en Café París sentada junto a una ventana leyendo El lobo estepario, una obra de Hesse que la llevaba a interpelarse a sí misma.

    2- Embellece tu escritura:
    Antes: Se detuvo a mirar a la gente que pasaba caminando por la calle
    Después: Detuvo su lectura y se puso observar a través de la gran ventana que estaba frente a ella a las personas que pasaban caminando a gran prisa camino al subterráneo.

    3- Estimula los sentidos del lector:
    Antes: Repentinamente escuchó un fuerte golpe y se asustó.
    Después: Mientras estaba distraída mirando por la ventana, un fuerte golpe la asustó. Era el ruido de copas de cristal que iban se habían roto y sus pedazos caían al piso.

    4- No abusar de oraciones impersonales:
    Antes: Repuesta del susto, lo vio a el.
    Después: Natacha, ya repuesta del susto se puso a mirar a su alrededor y de golpe lo vio a Andrés, un amigo del que estaba profundamente enamorada.

    Consejo: sé tú mismo, confía en tu intuición y en tu talento:
    Natacha era una joven de 35 años, exitosa, con un buen trabajo en una multinacional que tenía todo pero en su interior sentía que le faltaba lo más importante para ella, el amor de su vida. Este era su talón de Aquiles porque siempre se mostraba entera, segura de si misma y hasta orgullosa de su soltería pero ella sabía que su vida no sería completa hasta que no encontrara a aquel hombre que la acompañara hasta su último suspiro de vida.

    1. ad398c966e3ff6578df24a94449d9c28?s=150&d=mm&r=g
      admin

      Maravilloso Natalia. Continúa aplicando los tips y consejos en tu historia.

Deja una respuesta