Darle la vuelta al cliché:
¿Cómo escribir una novela exitosa?

¿Cómo escribir una novela exitosa? Asegúrate de que no resulte predecible para tus lectores. ¿Cuántas veces hemos dejado de leer una novela porque ya sabes lo que ocurrirá? ¿Cuántas veces hemos anticipado todo lo que ocurre con un personaje con tan solo leer su descripción? Para quienes se preguntan ¿cómo escribir una novela exitosa? Es muy importante que aprendan cómo darle la vuelta al cliché. En este artículo te mostraremos cuál es el secreto ¡sigue leyendo!

¿cómo escribir una novela exitosa?

¿Qué es exactamente “el cliché”?

Llamamos cliché a esa situación, frase, escena y/o personaje que han sido usado por tantos escritores que ha perdido su originalidad. Son momentos o personas que funcionan, que causan la risa que queremos causar, el misterio, la impresión, el deseo, y que por eso es tan sencillo de usar. 

Un cliché no tiene nada que ver con los arquetipos, porque estos vienen a representar emociones, situaciones o incluso personales que son humanamente universales, como podría ser los padres divorciados que no toleran ni hablarse; mientras que el cliché representa emociones, situaciones o personajes que han sido usadas en exceso y que ha perdido cualquier novedad.

En la literatura existen numerosos clichés que incluso dependen del género de la novela. Un cliché muy usado en la novela de fantasía es una guerra preexistente entre dos clanes de tribus, por ejemplo, hombres lobos contra vampiros. En las novelas del género romántico encontramos el típico cliché de amor a primera vista, o cuando el/la protagonista es pretendida por dos enamorados. 

También tenemos personajes clichés, como es el caso de la chica nerd y el chico malo; La familia disfuncional o padres muertos; el mejor amigo que siempre ha estado enamorado en secreto de la protagonista; o el villano que es la reencarnación del puro mal y cuyas motivaciones se reducen a la simple explicación de disfrutar la maldad.

¿Son tan malos los clichés? ¿O tiene un poco de necesario?

El cliché está presente en todos los libros, incluyendo aquellos que presuman de no tenerlos, por el siempre hecho de que las premisas de cualquier novela mantienen la misma fórmula para su construcción. Por ejemplo, en las novelas románticas siempre veremos a los protagonistas se conocen, se enamoran, sufren por algo, se reconcilian y terminan felices. Sin embargo, estas fórmulas para construir un género literario debemos respetarlas porque de lo contrario nos estaríamos saliendo de él.

Manteniéndonos en el ejemplo de la novela romántica, si al final los protagonistas no terminan juntos, no es romance. Si quizás al final uno de los personajes muere escribimos un drama romántico, no romance completamente. 

Existen géneros cuya fórmula permite la modificación sin salirnos del género, por ejemplo, una novela negra será siempre novela negra, aunque al asesino lo atrapen o se salga con la suya.

¿Cómo escribir una novela exitosa? Aprende lo que puedes hacer con el cliché:

Los clichés también se encuentran en las frases y acciones que le damos a nuestros personajes, pero ¿cómo no? Si después de todo los clichés nos rodean, es normal que calen hasta nuestro subconsciente. 

Frases como: “la empotró contra la pared”, “eres la única con la que quiero estar”, “su miembro enorme…”, “la tensión podía palparse”, “puedes correr pero no esconderte”; acciones como morderse el labio, sonrojarse sin poder esconderlo, poner los ojos como platos; escenas como el beso que ocurre justo en el atardecer, o la lluvia cuando la protagonista está triste, la bomba la desactivan segundos antes de estallar, teléfonos sin cobertura en el momento crucial; personajes como el detective bueno que muere justo una semana antes de jubilarse, el policía con problemas de alcohol, el protagonista huérfano…

No podría listar en este post todos los clichés que abundan en los libros, pero ¿cómo no usarlos? Si están tan grabados en nuestra mente así que cuando escribimos una escena no nos damos cuenta de que los agregamos. 

Pero no hay que temerles a los clichés solo hay que saber usarlos, darles la vuelta, modelarlos, leer las letras pequeñas de los clichés, esas que nos ayudarán a usarlos en nuestro provecho y no para condenar nuestra obra.

Así que, si te preguntas cómo escribir una novela exitosa donde el cliché no sea el protagonista, lo primero que debemos es aprender a identificar los tipos de clichés que tenemos en nuestra novela para así forzar nuestra imaginación a innovar a su alrededor, diferenciándola de otras obras. Para esto debemos leer a muchos autores del género que estamos escribiendo. Recuerden que deben conocer a su competencia para que puedan diferenciarse de ella y superarla.

taller online gratuito

Asiste a nuestro taller online gratuito

Del 1 al 7 de marzo

Técnicas para que puedas superar el cliché y usarlo a tu favor.

1. Gira 90 grados.

Si tu historia comienza a acercarse peligrosamente a un cliché, bien sea un personaje o escena, coloca el freno y escribe en la dirección opuesta. ¿A la protagonista la persiguen en una noche oscura? Haz que sea de día. El chico malo no tiene que ser mal estudiante también. El héroe no tiene por qué ser un súper soldado, con grandes habilidades, podría ser un chico/a rellenita y nada atlético/a. La chica más guapa y deseada también puede ser la nerd del colegio. El príncipe no siempre debe buscar a una cenicienta. 

Darle estos giros de 90 grados a tu historia pondrá a prueba tu imaginación y lograrás llevar a tus personajes a vivir experiencias distintas, originales, que logren cautivar a tu lector.

2. Reforma y evoluciona:

Existen leyes para los personajes que creamos o incluso para nuestro el género de nuestra novela, pero no significa que no podamos reformarlos o cambiarlos para que se salgan del convencionalismo.

Si estás escribiendo romance, el obstáculo que tus protagonistas deben superar no tiene que ser una tercera persona, una imposición de sociedad o de familia, podría ser una enfermedad grave o accidente catastrófico, que ponga a prueba otros pilares fundamentales de una relación más que la fidelidad y el amor. Supera la rivalidad entre hombres lobos y vampiros, que sean aliados y amigos, el vampiro si puede salir al sol, y el hombre lobo no tiene que ser siempre el protector de la ciudad (cual perro guardián).

Tu villano quizás sea accidental, no sabe que está causando ese daño o mejor aún, el arma misteriosa y poderosa cae en su poder y él no sabe qué hacer con ella ni cómo funciona. Con estas ideas estarás creando una historia alrededor de un cliché, caminando por el borde que lo separa la sorpresa de la predictibilidad, haciendo que tu lector no pueda dejar de leer para descubrir lo que ocurrirá.

3. Vive en el mundo real, lleno de diversidad:

Si tu historia va de una chica blanca/occidental enamorada del atlético rubio, entonces aprovecha la diversidad de culturas que nos brinda nuestro planeta. La chica puede ser una morena enamorada de un pelirrojo. O el más popular del instituto puede ser un latino con ritmo de salsa en las venas, que se enamora de la asiática. O del católico que pretende a la agnóstica. Este recurso te motivará a investigar sobre distintas culturas, localidades, religiones y aportas un elemento distinto a tu obra, del cual probablemente no se haya escrito mucho. 

Lo que no debes olvidar:

A veces creemos que todo ya está escrito y conseguir una idea completamente original es cada vez más difícil, lo cual puede desanimarnos, pero recuerda que todo recae en cómo contar la historia y, sobre todo, el giro que puedas darle a tus personajes, tus escenas, los diálogos. No le tengas miedo a usar algún cliché, aplica estas técnicas que te enseñarán cómo escribir una novela exitosa desechando aquello que te perjudique.

Aplica estas técnicas para darle vuelta al cliché y cuéntanos si te han ayudado.
Muéstranos el antes y el después:
¡Nos encantaría leerte!

Deja una respuesta