Cómo escribir una novela: planificación, productividad y proceso creativo

Hoy iniciamos con una nueva sección, donde a través de cuatro post, te enseñaremos lo que debes saber acerca de cómo escribir una novela, así que toma papel y lápiz o guarda esta publicación en marcadores para tenerla siempre a la mano.


Escribir una novela implica más que sentarte frente al ordenador, de cara a la hoja en blanco y vaciar las ideas que surgen en tu cabeza. Puedes tener escenas completas desarrolladas en tu mente y son muy valiosas, pero si de verdad quieres ser escritor profesional, entonces tienes que darle importancia a cada paso y hacer el trabajo previo necesario.


Por este motivo, antes de hablar acerca de la construcción de personajes, la trama de la historia o cómo corregir tu novela, lo primero es dar unos pasos atrás, mirar al interior, hacerte unas preguntas y ordenar el caos en tu cabeza.


En este artículo desglosaremos el primer paso en tres secciones para que puedas sacarle el jugo al máximo. Sin más preámbulo, ¡manos a la obra!

Fase 1. La planificación lo es todo.

Cada novela requiere un proceso exhaustivo de planificación antes de sentarse a escribir.

 

¿La razón?

 

Si quieres escribir una novela que cautive, enganche y movilice a los lectores, tienes que cubrir todos los flancos y llevar una planificación te ayudará a que no pases nada por algo.

 

Visualiza tu historia como un proyecto de construcción de un edificio. Un arquitecto hace un plano del edificio, pero para poder convertirse en realidad, el ingeniero de obras debe conocer lo que necesita para que las bases sean sólidas y soporten el peso, además de los materiales que se necesitan para hacer realidad los planes y cumplir con una construcción de esa envergadura.

 

¡Lo mismo sucede con tu historia!

Aspectos vitales de la planificación:

Si eres escritor de mapa es necesario para ti hacer un esquema general de toda la historia para así asegurarte de estar abordando cada aspecto de la trama, presentar personajes bien trabajados y que al final tengas una novela que haga que los lectores no puedan dejar de leer. Si por el contrario, eres un escritor de brújula, puede que con una idea general te funcione, así como algunos puntos en concreto en la trama te será suficiente.

 

En ambos casos, para responder a la pregunta de cómo escribir una novela, tendrás que invertir tiempo en documentarte. Así es, no importa que tu historia se trate de ficción, necesitas conocer acerca del entorno, el clima, la estación, las locaciones a las que harás referencia. Al igual que si se trata de una historia ambientada en los años 20 o una novela histórica, desde el vestuario y las costumbres hasta el lenguaje cambian.

 

Aquí te dejamos una lista para que esta fase se te haga más sencilla:

 

1. ¿De qué tratará tu historia?

2. ¿Cuáles serán sus personajes principales y secundarios?

3. ¿Dónde se desarrollará?

4. ¿En qué momento/tiempo tendrá lugar?

 

Una vez tengas las respuestas a estas cuatro preguntas, es momento de hacer una lista de lo que necesitas saber para escribir tu historia:

 

Ejemplo:

  1. Tu historia trata de una historia de amor que se enfrenta a los desafíos de una enfermedad terminal como: fibrosis quística o un tipo de cáncer en grado IV. Para ello tendrás que tener cierto manejo no sólo de terminología médica, sino que tendrás que conocer la enfermedad a fondo, sus implicaciones y complicaciones.

 

  1. Uno de tus personajes es un exitoso abogado penalista en el mejor bufete de abogados del país. Tendrás que saber que un abogado de este tipo debe tener varias maestrías o especializaciones encima, al igual que muchas horas de experiencia, por lo que la forma de expresarse, el lenguaje utilizado, sus acciones e incluso la forma de vestirse de adecuarse a su profesión y cargo laboral.

 

  1. Decidiste que tu historia se desarrollará en las playas australianas. Tendrás que seleccionar una ciudad, familiarizarte con el lugar, la ciudad, el clima incluso la jerga utilizada por los habitantes.

 

  1. Es una novela que cuenta una historia de los años 20. Comienza preguntándote qué conoces respecto a esa época y parte de allí.

Fase 2. ¿Cómo escribir una novela siendo muy productivo?

Has terminado con éxito la fase 1 de planificación de tu novela, sabes por dónde iniciar, pero, entre todas las obligaciones y responsabilidades, el tiempo para sentarte a contar tu historia es limitado; así que debes asegurarte que los momentos que tengas disponibles sean lo más productivos posible.

 

Para asegurarte de ser productivo, lo mejor es crear tu propia rutina de escritura

 

¡No tengo tiempo! Es la frase preferida de muchos aspirantes a la escritura, pero eso no es más que una excusa. De seguro pierdes en total más de dos horas durante el día en las redes sociales. Puedes utilizar parte de ese tiempo para escribir. No tienes que contar con cuatro horas para poder sentarte a escribir.

 

Establecer un horario te ayudará a enfocar tu mente para desarrollar la historia al saber que cuentas con un tiempo limitado, sin importar si sólo cuentas con treinta minutos al día, serán treinta minutos que sumarán en la construcción de tu historia. Así como también estimulará a tu mente para que pase el resto del día tras bambalinas ideando las escenas a continuación.

 

Parte de una rutina, no sólo es el horario en el que te sentarás a escribir, tiene que ver con lo que necesitas para estimular tu creatividad. ¿Escribes mejor en completo silencio? ¿O eres de los que necesitan escuchar música para que las ideas fluyan?

 

Establece tu propia rutina en función de lo que mejor funcione para ti

 

Todos los grandes escritores tienen su propia rutina, desde levantarse a escribir a las 4 am hasta colgarse de los pies. Puedes saber todo sobre las rutinas de los escritores aquí.

 

Fase 3. Es momento de iniciar el proceso creativo.

Parte de aprender a escribir una novela es conocer ¿cómo funciona tu proceso creativo? ¿Eres un escritor de mapa o de brújula? (si aún no lo sabes, puedes ver nuestro post donde te contamos cómo saberlo). Saber qué tipo de escritor eres, te dirá cómo se estructura tu proceso creativo y lo que necesita, ¿requiere una estructura que le diga cómo fluir? O ¿necesita fluir con cada idea que vaya surgiendo?

Porque el momento de enfrentar la página en blanco puede resultar una situación aterradora y saber cómo funciona tu mente puede evitar que pierdas la cabeza. De la nada en ocasiones la mente puede quedarse en blanco como la página enfrente de ti y las ideas simplemente desaparecen, cediendo la batuta al temido bloqueo del escritor.

Todos los escritores atraviesan esta situación alguna vez al momento de escribir una historia, en ocasiones más de una vez.

¿Qué es eso del bloqueo del escritor?

Es una experiencia paralizante, las ideas de pronto se esfuman, otros dicen que la musa se toma vacaciones. Y entonces estás ahí sentado frente al ordenador, la hoja en blanco esperando que crees música a través de palabras, que tiñas de color sus páginas para hacer vivir al lector las más cautivadoras historias.

¿La peor parte?

Las ideas no hace mucho estuvieron revoloteando por tu cabeza, pero ese día, a esa hora, a partir de esos minutos, ya no hay nada, tu mente está en blanco.

Y se pone peor.

Este bloqueo puede llevar días, semanas e incluso meses.

Puede ocurrir algo que active tu creatividad y ponga de nuevo todos los engranajes a girar.

Sin embargo, los grandes escritores no han dejado su proceso creativo a la suerte o el destino, sino que se centran en estimularlo. Así que para ayudarte a empezar como los grandes escritores, te enseñaremos algunos ejercicios que puedes poner en práctica cuando el bloqueo aparezca y la página en blanco parezca ganar la batalla.

 

No es algo que temer, pero si un asunto que tener presente buscando las mejores herramientas para solucionarlo, porque afecta a la materia prima de todo artista: la creatividad. Y no puedes lograr aprender cómo escribir una novela, si tu mente está en blanco.

 

Para que puedas enfrentarte al bloqueo y ganar la batalla, te compartimos algunos ejercicios que te ayudarán.

Ejercicios para superar el bloqueo del escritor

1. Revive cuentos y fábulas:

Todos hemos escuchado historias que han sido contadas en nuestras familias de generación en generación, cuentos de hadas que aún hoy permanecen vigentes, fábulas tan fantásticas como ciertas. 

Aunque lo consideres una locura, estos cuentos, leyendas y/o fábulas pueden resultar maravillosas técnicas de desbloqueo y ayudarte a sacar a relucir ideas brillantes.

Imagina el siguiente escenario:

-Cenicienta puede convertirse en un sanguinario thriller familiar donde las doncellas se mutilan los pies y otras partes del cuerpo para entrar en la zapatilla. Y para Acción de Gracias, Cenicienta cansada de sus injusticias sirve las cabezas de sus hermanas rellenas.

Adaptar a la actualidad tus cuentos e historias favoritas en clave de humor servirá para tomar consciencia de tu potencial creativo y descubrir lo interesante que resulta reformular los arquetipos acuñados por maestros como los hermanos Grimm, Hans Cristian Andersen o Perrault.

2. Hipótesis fantásticas:

Al igual que Kafka se preguntó en La Metamorfosis aquello de “¿qué pasaría si un hombre se despertara transformado en un inmundo escarabajo?”, tú también puedes emplear esta técnica de la hipótesis fantástica, basada en el famoso precepto de ¿Y si…?

Una vez formulada, aplícala a situaciones cómicas, comprometidas, disparatadas o irracionales, déjate llevar y mete en un cajón la lógica de lo verosímil.

No sólo ayudarán a acabar con tu bloqueo creativo, sino que incentivarán tu capacidad crítica, tu sentido del humor y te servirán para generar imágenes mentales de gran valor.

3. Collage ambiental:

Este ejercicio consiste en aprovechar el potencial de la vida real.

Un ejemplo es apuntar las frases más sugerentes de las canciones que suenen en el autobús urbano, tomar ideas de carteles y vallas publicitarias, incluso revisar el instagram e intentar ponerse en el punto de vista de los diferentes dueños de las cuentas que sigues.

4. Empieza por el final, una técnica de Robert Brockway: 

No se trata, necesariamente, de que narres toda tu historia totalmente al revés. Pero nada capta la atención del lector como un clímax narrativo ahí, al principio, de esos que agarren al lector fuera de base, del todo desprevenidos.

Imagina, por ejemplo, que la historia de la Bella Durmiente comenzara justo cuando el príncipe la besa.

Después de que ha sucedido todo ¿cómo lidias con un reino que ha estado aislado del mundo exterior? ¿Cómo pagas los sueldos acumulados? 

Atrévete a empezar por el final de tu historia favorita.

5. Yo recuerdo…

Este es el último ejercicio que te proponemos para el desbloqueo creativo al momento de escribir tu novela.

Es tan sencillo como lees, se trata de iniciar un con la frase “Yo recuerdo..” y dejar que los recuerdos te inunden. En función de ello, deja que ellos dicten el camino a seguir, a partir de ahí continúa la historia o relato. Te sorprenderás de lo que puede surgir al hacerlo.

Consideraciones finales sobre cómo escribir una novela

Ser escritor va mucho más allá de lo que ves desde afuera y lo que te dice la gente. No es pasar todo el día encerrado como ermitaño, ni beber tu peso en cafeína. Ser escritor es comprometerte con la necesidad, deseo y motivación de contar una historia, de conectar con los lectores y permitirles perderse en mundos ficticios.

 

Por eso aprender cómo escribir una novela es más que solo sentarte a escribir y escribir, como recomiendan muchas personas y lees en consejos para escribir una historia. Requiere aprender a planificar tus ideas, mejorar tu productividad creando tu propia rutina y estimular constantemente tu proceso creativo.

 

Una vez trabajas en estos tres aspectos, estás listo para el segundo paso de cómo escribir una novela: la construcción de personajes memorables. Encontrarás todo lo que necesitas para conseguirlo en el siguiente post.

 

No te quedes con el conocimiento y comparte con quien lo necesite

¿Cómo llevas la planificación de tu novela?
Cuéntanos en los comentarios

Deja una respuesta