Cómo usar el tiempo narrativo en tu novela para enganchar al lector.

Antes de ir al grano sobre el uso del tiempo narrativo en tu novela, es necesario, entender ¿a qué se refiere el tiempo narrativo y cuáles son los elementos que lo componen? Una vez tengas claro este aspecto, entonces será momento de avanzar en los usos y algunas técnicas que puedes poner en práctica.

¿Qué es el tiempo narrativo?

El tiempo narrativo, se refiere a la perspectiva temporal de nuestra historia. Y en base a esta perspectiva, puedes encontrar dos tipos de tiempos narrativos en tu novela:

1) Tiempo exterior:

Es la época o momento en la que sucede o acontece tu historia. Por ejemplo: si tu historia se desarrolla en un futuro distópico en el año 3000, donde todo está robotizado.

En las novelas el detalle de tiempo suele ir acompañado de elementos del entorno acordes a la época en la que suceden los acontecimientos.

1) Tiempo interno:

Se refiere al orden en la que ocurren los eventos en nuestra historia y la forma en la que el escritor decide narrarlo al lector. En esta parte, puede encontrarse el mismo evento contado desde distintas perspectivas temporales.

El tiempo interno, hace referencia a cómo se desarrolla la vida de los personajes en la historia y la estructura temporal que siguen.

 

Ahora que ya tienes claro qué es el tiempo narrativo y cuáles son sus tipos que puedes encontrar en tu novela; es momento de hablar del uso de los tiempos narrativos en tu historia y cómo hacer para enganchar con ellos al lector.

El uso del tiempo narrativo y la estructura temporal para cautivar al lector:

Cuando empiezas a escribir una historia, en especial si se trata de tu primera vez, lo más sencillo es comenzar por el principio y seguir desde ahí una estructura lineal hasta llegar al final de la historia; conservando un orden en la presentación de los sucesos. Esta es la forma que utilizaron numerosos novelistas durante siglos.

Sin embargo, con el tiempo descubrieron que no era la única forma de presentar al lector los sucesos de su historia. En cambio, al introducir modificaciones en la estructura temporal de la historia, podrían aumentar la intriga o sumarle tensión a un determinado punto de la historia, que en ambas ocasiones lograban mantener la atención del lector.

Así que al notar esto, comenzaron a utilizar estas alteraciones como recursos valiosos al momento de escribir y contar una historia. Como resultado de ello, puedes encontrar varias técnicas narrativas basadas en el tiempo.

Técnicas narrativas basadas en el tiempo:

Al comenzar a jugar con el tiempo narrativo en tu novela y experimentar, encuentras mayor libertad de creación, al poder contar sucesos de una forma atrapante, que de hacerlo en forma cronológica resultarían absurdos o terriblemente aburridos para el lector.

Para evitar que suceda, existen técnicas narrativas que puedes comenzar a emplear desde ya de acuerdo al tipo de estructura narrativa:

-Ab ovo: es la narración lineal de los acontecimientos, desde el inicio al final, sin grandes alteraciones de los acontecimientos de tu historia. Usando esta técnica se respeta la organización del tiempo, y todo transcurre con calma y sin prisas.

-In medias res: comenzar a narrar la historia con una escena que ocurre en la mitad de la historia. Esto se utiliza para atrapar la atención del lector una vez empieza a leer. 

Al usar esta técnica el escritor, puede contarle al lector cómo llegó hasta ahí regresando atrás o irle mostrando con saltos en el tiempo.

-In extrema res: se trata de empezar tu historia por el final y desde ahí ir retrocediendo en el tiempo para explicarle al lector cómo llegaste hasta ese punto de la historia.

Para hacerlo, puedes hacer uso de un valioso recurso literario:

*Analepsis: se hace un retroceso en la narración de nuestra historia o más sencillo, un salto al pasado. Esto ocurre cuando uno de los personajes narra algo que ya sucedió o el narrador cuenta sobre los antecedentes de uno de los personajes. 

Este salto temporal puede ocurrir dentro los límites de la misma historia (analepsis interna), fuera del marco temporal de la historia (analepsis externa) o iniciar fuera del marco temporal de la historia para terminar fundiéndose con la historia (analepsis mixta o yuxtaposición).

-Circular: sigue los mismos fundamentos de la estructura narrativa lineal, en la que los sucesos siguen un orden cronológico. Sin embargo, la diferencia radica en que el inicio y el final coinciden. No se trata de que la historia comience In extrema res, ni que no se plantea un cambio real en nuestra historia.

Solo que al final de la historia el personaje principal o los personajes regresan al punto inicial de la historia.

Por ejemplo: Sam en el Señor de los Anillos. (Alerta Spoiler si no lo has leído). Cuando el anillo es destruído, Sam regresa a la Comarca a vivir una vida normal en su hogar, donde aparentemente nada a cambio, sólo que él sí lo hizo.

Estructura narrativa no lineal:

-Trasloque o narrativa ambigua: en este tipo de historias los hechos no son narrados en el orden en el que ocurrieron en la historia; son mostrados a juicio del escritor. Así la historia va dando saltos adelante y atrás sin un orden. Esto se realiza alterando el orden de los capítulos, utilizando técnicas como:

 *Analepsis (Explicada anteriormente).

*Prolepsis: es un salto temporal al futuro, aquí el narrador o el personaje se anticipa a los acontecimientos y cuenta al lector lo que acontecerá después o cómo le hará sentir. Este tipo de recurso narrativo lo puedes encontrar en la novela El nombre del viento.

La prolepsis se caracteriza por presentar intrigas de predestinación, donde se cuentan hechos que posteriormente sucederán.

*Acronía: se refiere a cuando no se dispone de referencias temporales o son ambiguas.

¿Cómo saber cuál estructura y tiempo narrativo debes utilizar?

No existe un tipo de estructura correcta o que vaya a servirte como fórmula mágica para enganchar a tu lector desde la primera página. Para lograrlo entran en juego un conjunto de factores que incluyen desde el tipo de narración, a la construcción de los personajes y la trama en si de la historia.

Sin embargo, emplear alguno de estos recursos narrativos puede ayudarte a aumentar la intriga en tu trama o narrar de una forma más atractiva tu historia. Así que antes de escoger el tiempo narrativo de tu novela, ten en claro:

-¿Qué es lo que quieres contar? (el argumento de tu historia) .

-Y ¿Cómo deseas hacerlo? (tipo de narrador). 

Una vez lo decidas, entonces revisa a detalle este post del tiempo narrativo y escoge la estructura que mejor se adapte a tu historia y no al revés.

Y tú ¿qué tipo de tiempo narrativo has utilizado? y ¿qué estructura sigues??
Cuéntanos tú opininión en los comentarios

Deja una respuesta