5 consejos para escribir tu novela manteniendo la concentración en todo momento

Escribir no es fácil, aunque muchos crean que es solo sentarnos frente a una hoja en blanco y vaciar las maravillosas historias que tenemos en nuestra cabeza. Ni siquiera para los escritores más experimentados les resulta sencillo comenzar una nueva obra o incluso continuar con la que ya tienen. 



Mira el caso de George R.R., creador de Juegos de Tronos, quien ha admitido estar sufriendo un gran bloqueo con “Vientos de invierno”, el final de su saga “Canción de hielo y fuego”, que básicamente arruinó la exitosa serie de HBO (El escritor era el principal asesor de la serie y al estar bloqueado no pudo seguir asesorando la historia, por lo que le dejó el camino libre a los guionistas de HBO y ya sabemos cómo terminó eso).


Es por esto que, si deseas ser tomado en serio como escritor. El primer paso, es tomarte en serio el proceso de escribir tu novela; y esto implica tener un gran nivel de compromiso con el horario o el hábito de escritura que te crees. Si decidiste de forma realista que para escribir tu novela, te dedicarás todos los días 2 horas, entre las 8 y 10 de la noche (por ejemplo), se fiel a tu horario y respétalo. 


Trata de no realizar planes en el horario que estableciste para escribir tu novela, ni disponer de él como si no importase si te saltas un día o no. Crearte el hábito de la escritura ayudará a tu cerebro a entender cuando es su momento de ser creativo y emplear así toda tu energía en escribir, aún cuando sea por un breve período de tiempo.


Es como cuando condicionas tu cuerpo a comer a determinada hora, sabiendo que cuando el reloj marqué el momento, inmediatamente comenzará tu hambre a aparecer. O como el hábito de bañarse, sin lo cual muchas personas no pueden acostarse a dormir o salir de la casa, o el hábito de ir al baño. 

Así que cuando acostumbres a tu cerebro de que en ese momento del día o de la semana (dependiendo de tu horario) es cuando dejarás libre a tu imaginación para escribir tu novela, será en ese momento del día cuando tu mentecita llena de historias fantásticas explotará emocionada y la musa no te abandonará al momento de escribir.


El hábito de la escritura permitirá y facilitará tu concentración en esta tarea. Mientras más concentrado estés en la realización de una tarea, mejor la desarrollarás y por consiguiente tendrás mejores resultados al momento de escribir tu novela.


Pero, alcanzar niveles de concentración tampoco es sencillo de lograr, sobre todo si eres de los escritores que aún no podemos darnos el lujo de vivir de ello, y creo que ni así serías inmunes a todas las distracciones que nos roban tiempo de la actividad de escribir tu novela. Aunque decidas escribir luego de que todos en tu casa se duerman, siempre habrá un mensaje que te acordaste, que no respondiste, o algún amigo enviando un meme que te hará reír. Una serie que aún no terminas de ver o una película que te han recomendado demasiado. Incluso, aunque no te atrevas a ver el teléfono o encender el televisor, la sola idea navegará en tu mente y te alejará de la escritura de a poco.  

5 consejos para mantener la concentración mientras escribes tu novela.

1. RESPETA TU HORARIO.

No planifiques ninguna actividad en el horario con el que te comprometiste a escribir tu novela y has público este respeto. Eso fomentará que otras personas, amigos, familiares y allegados, entiendan que no estarás disponible en ese horario y eviten distraerte.

Seguramente tus familiares y amigos evitan escribirte mientras estás trabajando, o en el horario en que estás dando de comer a tus niños, o incluso tú mismo evitas escribirle a ese amigo cuando está jugando con la consola porque entiendes que es una actividad importante para él. Haz que entiendan que escribir tu novela es importante para ti, que puede ser o no un hobbie, pero que debe ser respetado.

2. ELIMINA LAS DISTRACCIONES.

No puedes eliminar a tus hijos, a tu pareja, al trabajo, está claro, pero si puedes es controlar que durante tu horario para escribir no tengas distracciones elaboradas por terceros o por ti mismo. 

Si eres una persona que suele distraerse con facilidad, quizás sentarte frente a una ventana no sea lo mejor, porque podrías quedar atrapado viendo quien pasa por la calle, en vez de escribir tu novela.

Además, a menos de que seas doctor, bombero, paramédico y estés de turno, puedes colocar tu teléfono en silencio. Evita trabajar con el televisor encendido porque su programación (sea cual sea) está diseñada para robar tu atención y mantenerla enfocada en la pantalla. Esconde el control o ponlo en la otra habitación, para que a la tentación le dé flojera buscarlo. Este consejo nos lleva irremediablemente al siguiente

3. PREPARA TU SITIO DE TRABAJO.

Y hazlo antes de sentarte a escribir tu novela. Recuerda que tu tiempo de escritura es exclusivamente para eso, no para preparar tu puesto. 

Preparar tu lugar de trabajo incluye buscarte un refrigerio, tener a la mano tu café, agua, té o cualquier otra cosa que te obligue a levantarte a asaltar la cocina. 

Ten a la mano cualquier cosa que puedas o no puedas necesitar, me refiero a lápiz, papel, resaltador, tus apuntes, las investigaciones que quizás realizaste con anterioridad. Abre los archivos con los que estarás trabajando. Te evitará navegar entre muchos documentos que te dispersen.  Si te gusta escribir con música, preselecciona lo que quieres escuchar antes de sentarte a escribir tu historia, o ten a la mano la vela o incienso, así como el encendedor.  Ten a mano el cargador de tu laptop, el mouse, cualquier implemento que necesites y que pueda hacerte levantar de la silla, eso también implica que uses el baño antes de comenzar con tu rutina.

4. PLANIFICA Y ORGANIZA.

Seas escritor de brújula o de mapa, es necesario que planifiques en papel o en tu mente lo que harás al momento de escribir. Tendrás todo el día para pensar de a poco en las cosas que querrás llevar al libro, así que trata de definir tus ideas para que al momento de sentarte a escribir tu novela no te encuentres perdido o no sepas de lo que vas a escribir.

Si eres escritor de mapa, probablemente sepas qué capítulo escribirás, qué acción te toca narrar o cuál escena debes terminar. En cambio, si eres escritor de brújula de seguro tendrás anotaciones mentales de lo siguiente que quieres escribir. Si te ha pasado con frecuencia que esas anotaciones mentales no aparecen cuando más las necesitas, entonces anótalas en el transcurso del día para que las tengas a mano cuando llegue el momento. Esto no implica que estés renunciando a tu brújula, la organización es algo que es inherente a cualquier tipo de escritor.

5. RECOMPENSATE CUANDO ALCANCES LA META.

Quizás tu momento de escritura no pueda ser cuantificado en cantidades de horas a la semana, quizás llevas un horario que no te permite una mayor planificación, en este caso puedes crear tu hábito de escritura en función de metas: terminar un capítulo a la semana puede ser una de ellas.


El éxito de la rutina del escritor, radica en la sinceridad que le imprimas para elaborarlo. Si sueles ser una persona que a las diez de la noche está cayendo del sueño, pero es el único momento donde no tienes que estar haciendo mil cosas, no es el horario que te conviene para escribir, porque estarás cansado y el correcto descanso también ayudará a tu creatividad. 


Es preferible que de forma realista y sincera puedas determinar escribir tu novela en un tiempo con el que si podrás cumplir y sobre todo una rutina que podrás mantener en el tiempo, que con ideales poco posibles de lograr.

Y cuando alcances esa meta de escribir las dos horas de forma ininterrumpida o terminar el capítulo que te propusiste terminar, prémiate, quizás con algún momento de ocio adicional y/o un snack.

Pero, si no alcanzas la meta no te castigues, porque estarás sobrecargándote de una presión adicional que poco a poco irá mermando tus motivaciones y ganas de escribir tu novela. ¿No has escuchado el dicho que nada obligado es bueno?. 


Presiónate de forma sana sin que escribir pierda su diversión y su capacidad de hacerte disfrutar de un momento contigo mismo, de hacer algo que ames. 


Sé comprensivo contigo mismo cuando hayas intentado lograr la meta, hayas hecho todo lo posible para hacerlo, y aún así no haya llegado la musa a inspirarte o no te hayas podido desprender de ese problema o ese pensamiento, incluso cuando el cansancio de ese día o de la semana no quiso dejarte escribir. 

Recuerda:

La concentración también es una habilidad que se va desarrollando con el tiempo. No te desanimes si no logras estar concentrado el primer día, lo importante es que puedas identificar lo que robó tu atención y que puedas eliminarlas en tu horario al momento de escribir tu novela. La concentración tampoco se mide en tiempo, sino en calidad. 

Será más provechoso una hora de concentración para escribir tu novela, que tres horas peleando con las distracciones, porque incluso mantenerse concentrado es un esfuerzo adicional que debes hacer. No minimices todo el empeño que estás haciendo para escribir
¿Qué tips últizas para mantener la concentración mientras escribes?
Cuéntanos en los comentarios

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. c9755e915e566e6bd49c7697006f8f20?s=150&d=mm&r=g
    Williams

    Por lo general, no tengo un método, incluso me gusta escribir rodeado de distracciones, con mi notebook e incluso con el celular en la oficina. En los ratos libres, por supuesto. Además, por lo general, encaro dos o tres tramas de diferentes principios de novela que tengo por ahí…¡

    1. ad398c966e3ff6578df24a94449d9c28?s=150&d=mm&r=g

      Es una muy buena técnica. Es vital tener algo a mano para escribir porque sino las ideas se van volando más rápido que como llegaron.

Deja una respuesta