Cómo escribir una novela:
LA CREACIÓN DE LA TRAMA

¿Alguna vez leíste una novela sin una trama que le diera sentido? Si es así, se trató de una mera descripción de hechos o una biografía. Una novela sin trama simplemente es inexistente.

El eje fundamental de una historia es la trama y es con la que el escritor logra atrapar a los lectores y esto es lo primero que debes saber sobre cómo escribir una novela. En ella se presenta en un orden cronológico, los acontecimientos que el genio creativo del autor ha ideado y con el cual busca enganchar desde las primeras páginas al lector. 

Esta trama tiene tensión y conforme se desarrolla la historia va en aumento y eso hace que el lector no se despegue, además, siempre tendrá unos cuantos giros para que el lector se mantenga a la expectativa y no sea una historia predecible, porque, si bien todos pueden escribir sobre clichés dependiendo de los giros creativos, eso hará que la historia sea única.

Partes que conforman la trama de una historia

Ahora que ya sabes de qué va la trama de la historia de un libro.  Ahora lo primero que debes hacer es dividir tu historia en tres segmentos. Ya sabes, los clásicos planteamiento, nudo y desenlace.

  1. El planteamiento:  en él presentarás el «estado normal» de las cosas antes de que surja el conflicto.
  2. El desarrollo: donde darás cuenta de la evolución del conflicto.

3. El desenlace: en él, el conflicto se supera y la situación vuelve a un punto de reposo.

Para lograr pasar de un segmento a otro de la trama de una manera suave, sin cortes abruptos, dispones de tres elementos:

  • El elementor detonador: Este aparece durante la primera parte de la trama, el planteamiento, y es la situación o acontecimiento que va a venir a alterar el equilibrio de las circunstancias, introduciendo el conflicto.
  • El conflicto: es el motor de cualquier historia. Es el obstáculo al que el protagonista debe enfrentarse o el objetivo que anhela alcanzar.
  • El climax: es el momento en que el protagonista supera el conflicto y lo soluciona o, al menos, toma la resolución de solventarlo. Así el clímax actúa como nexo entre desarrollo y desenlace.

Principales tramas narrativas

  1.  Narrativa: relata sucesos. Ejemplos: los cuentos, novelas, noticias, crónicas y fábulas.
  2. Descriptiva: define personas, situaciones y objetos. Son descripciones de todo tipo que se encuentran en una historia.
  3. Conversacional: la historia presenta diálogos.
  4. Expositiva: presenta datos bien sea del clima, locaciones o escenarios.
  5. Explicativa: está profundiza en determinados temas.
  6. Argumentativa: defiende puntos de vista, creencias o conocimientos.

Cómo escribir una novela: aprende a crear una trama perfecta.

¿Qué debe tener una buena trama para que sea memorable y atrape al lector? Una fórmula mágica como tal no existe, pero para que logres enganchar a los lectores debes tener los siguientes ingredientes:

1. Estructura de la historia:

No importa el tipo de escritor que seas, debes tener claro el comienzo, presentar a los personajes, saber cuál es el conflicto o nudo y cómo termina. Sin estos elementos tu novela perderá no sólo solidez y consistencia, también lectores.

2. Personaje cautivador:

Si bien a lo largo de la historia aparecen diferentes personajes, debe haber uno que sea el crush literario del lector, ese que se convierta en su héroe o que despierte su interés, con el cual se identifiquen o conecten. No es necesario que sea un personaje perfecto sino que debe ser creíble con momentos buenos y malos, algo que lo haga memorable y que en el lector despierte emociones.

3. Conflicto:

Dedica la mayor parte de tu tiempo previo a desarrollarlo, porque es en función a lo que girará tu historia. Es lo que avivará la curiosidad del lector porque si no será una historia sin emociones o giros perderás al lector, mucha miel y felicidad empalaga.

4. Conexión:

Esta conexión la obtendrás a través del conflicto y cómo lo logres transmitir al lector, mientras más emociones puedas despertar en el lector mejor será. Las virtudes pero sobre todo los defectos y las fallas de los personajes, los humanizan y nos permiten conectarnos con ellos con mayor facilidad.

Si quieres aprender cómo construir personajes que enganchen, lee nuestro post anterior: Cómo escribir una novela: La construcción de los personajes.

5. Autenticidad:

Aquí es donde el autor debe destacar con algo que haga su historia única o llamativa, que el lector logre conectar con ella porque es algo real y que tal vez ha vivido.

6. Cambios o transformaciones:

Los personajes que conocimos al inicio de la historia no  pueden ser los mismos del final, deben pasar por una evolución o transformación, en menor o mayor grado de acuerdo a su papel en la historia. A menudo el protagonista aprende o crece a lo largo de la historia a medida que lucha por resolver su problema o la situación que le aflige. Ese cambio o transformación es la fase final en el viaje del héroe de nuestros personajes en la solución del conflicto.

7. No seas predecible:

No hay mejor sensación que el lector diga esto no me lo esperaba, no hagas de tu historia algo tan predecible que aburra al lector, no temas usar giros o sorpresas que dejen al lector diciendo “esto no lo vi venir”… Todos conocemos los clichés pero como lo reinventes, será inigualable. 

¡Sorpréndelos!

8. Lenguaje acorde:

Evita usar términos rebuscados o uses un lenguaje muy sofisticado, algunos lectores lo pueden apreciar pero no todos son así, es mejor hablar con lenguaje acorde y legible. Ten en cuenta el tipo de historia, el tiempo en el que se desarrolla y las edades y profesiones/actividades de los personajes.

9. Lección:

No temas dejar un mensaje evidente con tu historia, sin caer en los sermones excesivos. A veces no es necesario tener un “y vivieron felices por siempre» sino más bien mostrar que la vida no siempre es color de rosas.

Un último consejo para aprender a crear una trama perfecta.

Crear la trama de una historia no es una ciencia exacta porque si lo fuera todas las historias seguirán el mismo patrón y la innovación siempre debe estar presente en la mente del escritor, eso es sin duda lo más importante sobre cómo escribir una novela. Así que no temas salir de la zona de confort, siempre disfruta tu proceso creativo y ama tu historia.

¿Cuál es la parte más difícil en la creación de la trama de tu novela?
Cuéntanos en los comentarios

Deja una respuesta